miércoles, septiembre 23, 2009

El Cancioneiro d'Alonso

El pasado viernes, unos cuantos músicos hicimos el viaje hasta A Caridá para asistir y participar en la presentación del Cancioneiro d'Alonso, un libro con fotografías de cientos de partituras encontradas en la parroquia de Miudes, concejo del Franco, muchas de ellas obra de Francisco Alonso y fechadas, en algunos casos, hasta en 1867. El libro, además de las partituras (recopiladas por Orlando Escobar) y la historia de la Orquesta Alonso (por Martín de Villar), incluye pequeños textos de Héctor Braga, Xosé Ambás y de un servidor. Las partituras no son exactamente un cancionero tradicional, pero muestran perfectamente los cambios en el gusto musical del público a lo largo de la primera mitad del siglo XX. Hablaremos de él en breve.

La idea de la presentación era comenzar a resucitar esa música que aparece en el libro y estar ahí para ver a los miembros de la Orquesta Osnola, reunidos para la ocasión. Para ello preparamos previamente unos cuantos temas sacados de las partituras y los montamos para tocarlos en pequeños grupos, tríos o así. La idea se fue pronto al traste porque no fuimos capaces a ponernos de acuerdo quién tocaba qué. La música era demasiado interesante.

La respuesta de la gente local fue increíble. Cuando llegamos al auditorio, horas antes de la presentación, quedaban 4 invitaciones sin entregar. A la hora de comenzar hubo docenas de personas que tuvieron que darse la vuelta porque sencillamente no cabían.

Orlando y Martín supieron ser informativos a la par que simpáticos a la hora de exponer la historia del libro y su música, incluyendo una mención para el Pollo Walter (increíble) que en esta ocasión se había quedado en casa, lamentablemente.

La parte musical del asunto comenzó con tres de los miembros de Mezá, los hermanos Miguel y Andrés Rodríguez Monteavaro (flauta y Gaita) y Roi Sampedro (guitarra), seguidos por parte de la gente de Cádaba. Después, los tres músicos de Tuenda interpretaron Palmeira, un tema de la zona, al no poder juntarse antes para preparar algo de la música del libro. Acto seguido nos juntamos en el escenario Pepín de Muñalén (flauta), Borja Baragaño (flauta), Dolfu R. Fernández (violín), Marga Lorences (acordeón), Daniel Lombas (percusión), Elías García (bouzouki) y yo (bouzouki) para tocar una serie de temas que pronto pasarán a ser parte del repertorio de algún grupo. Se nos quedó por el camino un vals bastante extraño que no fiumos capaces a armonizar de manera efectiva para la ocasión, pero todo llegará...

Para terminar, la Orquesta Osnola, que era lo que todos los locales esperaban oir. estamos hablando de un grupo histórico, con músicos de una media de edad bastante avanzada y con un concepto musical diferente de lo que podemos tener hoy en día, pero no por ello menos válido. Algunas personas en el público pudieron volver a ver y escuchar cosas que hacía años que no oían y otros, los más jóvenes, ver lo que les habían contado tantas veces.

Y al final, nos subimos todos al escenario para tocar un pasodoble comunal (y el Asturias Patria Querida, que si para mí tiene más connotación de canción de borrachera que de himno, hay a gente a la que le sigue emocionando). Y la fiesta siguió después.

Ciertamente, fue una noche curiosa y muy interesante desde el punto de vista musical. El la típica ocasión en la que podríamos hacer como otros y decir "El que no haya estado, que se j*d*", pero como no somos así de malos, procuraremos hacernos con el vídeo de la ocasión y ponerlo en esta página en breve.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

El comentario sobre el Himno d'Asturies sobraba; qu'haya xente que nun-y tien respeto, por que historicamente nun se-y dio, nun quier decir que sea una canción de borrachos. Y polo menos ye más cantau, conociu y sentiu qu'el d'Ejpaña.

Folkenlared dijo...

El comentario no sobra en absoluto. Es lo que pienso. No digo que no lo respete ni mucho menos (si no lo respetara no lo habría tocado). Digo que PARA MÍ tiene otras connotaciones. Cada uno que piense lo que quiera.

Es para lo que están estas cosas. Para expresar la propia opinión.

Anónimo dijo...

Pero la cuestión será que esa connotación se erradique y con estos comentarios no ayuda mucho. Y por supuesto que puedes decir lo que quieres. Yo simplemente te expongo mi opinión. Que conste que yo también pensaba como tú, pero como es lo que tenemos y es lo que es pues yo intento respetarlo, para cantar borracho ya está el asturias de Victor Manuel y no un himno.

Un saludo

Xelucu