miércoles, junio 07, 2006

Cambios en la industria de la música (1)

Hace apenas una década, la única forma de grabar un cd/lp era pagar un estudio analógico y un buén técnico de sonido. Esto no estaba al alcance de la mayoría de la gente y los grupos dependían de las compañías discográficas para sufragar estos gastos, especialmente cuando estaban empezando. Estas compañías necesitan beneficios para subsistir (comprensiblemente), lo cual hacía que los artistas que no tenían un volumen de ventas grande no viese beneficios de la venta de su obra (o viese muy pocos).

En la actualidad esto ha cambiado totalmente. Con la llegada de la tecnología digital, se ha pasado del sistema analógico a otros sistemas mucho mas económicos. La grabación mediate suporte informático ha abaratado los costes y ha permitido al mismo tiempo que se amplíe la oferta, pus es más sencillo montar un estudio de grabación. Ahora los grupos pueden permitirse la autoproducción, que además posibilita que se generen unos ingresos debido a la venta del cd (y en algunos casos son buenas cantidades). El cd pasó de ser un medio de publicidad y una tarjeta de presentación para promotores de conciertos a ser una posible fuente de ingresos extra.

Si además tenemos en cuenta que el folk es un tipo de música en el que se suelen emplear menos artificios, pues se supone que es más natural, las grabaciones de los temas llevan menos tiempo que en otros estilos y son, por eso, más baratas. De hecho, en casos de grupos de pocos miembros, algunos se pueden permitir grabar todos los músicos al mismo tiempo. Además, gente como el ayer citado Angus Lyon se permite grabarse a sí mismo usando ordenadores portátiles,. O gente como Christy Moore, que se permite grabar un cd usando simplemente un minidisc (y luego haciendo post-producción digital).

El mercado está cambiando. Las grandes compañías no se han adaptado y venden menos, lo que les lleva a no poder mantener el mismo número de grandes producciones y sus respectivas campañas de promoción. Al mismo tiempo, grupos como Capercaillie, Flook, Berrogüetto, Felpeyu, Tuenda o Corquiéu (entre muchos otros) están recuperando sin problemas la inversión que hacen en su propia música y ganando dinero posteriormente. Y además, los cds se suelen vender a un precio más competitivo, ya que se eliminan intermediarios.

La industria de la música está cambiando ya con sólo este aspecto. Y aún no nos hemos metido con el efecto que ha tenido internet.

1 comentario:

Kyros dijo...

Me gustaría sugerir, animar y extender una sana costumbre entre aquellos que nos leyeran. Puesto que amamos el folk, la música celta, muchos de los grupos que escuchamos en sus conciertos al terminar, venden sus discos. Es una pena, pero no llenan estadios la mayoría.

Unas cervecitas, unos cubatas, unos refescos menos y a comprar sus discos a ellos, que por otra parte, salen más baratitos. Fue un placer conversar, chapurreando inglés, con alguno de los miembros de Kila, como fue mi caso, y llevarte cuan anillo de compromiso que te ha regalado la moza, el Luna Park... Te vuelves niño de repente, si alguna vez dejaste de serlo...

Salud!os