martes, junio 26, 2007

Recuerdos

Enviado por Roberto Suárez, Rigu, del grupo Corquiéu

----------------------------------------------------------


N’ALCORDANZA

A Igor Medio y Carlos Redondo un año después:

Mis sentimientos son bastante parecidos a los de mi amigo Alberto, y me imagino, que a los de mucha gente en todo el mundo. Yo también quiero dedicaros unas palabras.

Ya pasó un año desde que esa maldita carretera decidiera, nadie sabe por qué, que no estuvierais más con nosotros.

Igor, la vida aquí sin ti se me hace muy difícil. Echo de menos muchísimas cosas de ti.

Recuerdo la cantidad de días que comimos juntos en “El dorado” d’Uviéu aquel arroz caldosu que tanto te gustaba. ¡Siempre pedíamos lo mismo! Que sepas que sigue tan bueno como siempre. ¡Un día vamos!

Recuerdo la grabación del disco “Salia”, nunca me sentí tan bien con una persona grabando un disco en mi vida. Me dabas seguridad, fuerza, confianza. Sabía que estando tu a mi lado no iba a haber ningún problema, siempre lo tenías todo perfectamente controlado y los resultados de todos tus proyectos saltan a la vista.

Tampoco se me olvida el día que fuimos a tu casa Paúl, Pablo y yo a preparar las cuerdas de tres temas y algunos coros. ¡Igor! ¡Que desastre de casa! ;) Montones de discos, fundas y fundas de guitarras, bajos, bouzoukis, diseños gráficos, una viñeta de La Familia Castañon sin acabar… en definitiva, la casa de un artista músico, dibujante, cantante, compositor, la casa de un artista que no tenía tiempo para ordenarla porque siempre estaba haciendo cosas para los demás.

Ese día me hiciste un regalo que me trajiste de La Habana, era la tarjeta de un tío que hacía carta afrocubana y Tarot. Lo gracioso es que se llamaba Rigo, jeje! Me hizo mucha ilusión y todavía la guardo con mucho cariño….

Recuerdas el día que os traje a tocar a Lisardo y a ti al instituto.. ¡Estuvo muy bien! Pero lo mejor fue cuando estrenasteis el cantar “Ribeseya” (obra de arte) delante de mis ojos y en mi pueblo, fue un día excepcional. Estuvimos toda la tarde en mi casa escuchando música….

Igor, son muchas las cosas que podría contar de nuestra relación a pesar de conocernos sólo hace tres años, con tu permiso dejo aquí estas anécdotas que a mucha gente les gustara leer.

Siempre voy a tomar ejemplo de ti y de Carlos, ya lo hice durante todo este año. ¿Sabéis por qué? Pues por vuestra calida humana, por ser responsables, buenos amigos, humildes, generosos, sensibles, organizados, observadores y muchísmas cosas más. Y también por vuestra calidad musical por ser limpios, creativos, originales, constantes, investigadores, innovadores etc.… y sobre todo quiero daros las gracias por haberme dado la oportunidad de conoceros y de pasar todas estas cosas juntos. Seguiré tocando vuestras canciones y sintiendo vuestros acordes al igual que vuestras voces en mi corazón hasta que me reuna con vosotros en el jardín de la música para poder seguir cantando “los fayeos de mayu”, “chalaneru”, “les llagrimes de les coses”, “ribeseya”, “tierra” etc..

Sólo espero que allí donde estéis seáis felices y ojalá seáis esa “Viquina” que siempre volará por Asturias.

Os quiero.

Rigu.


3 comentarios:

Puxa dijo...

Animo Rigu, mucha gente que no los conocíamos personalmente sentimos su perdida a si que imagino lo duro que será para los que compartisteis grandes momentos.

Como anécdota y en relación al comentario que haces sobre la "Viquina" os contare que durante la actuación de los "nuevos" Felpeyu me di por mirar al cielo y ví encima del escenario a dos gaviotas (eso me parecieron, soy muy malo pa los pájaros) dando vueltas en circulo durante toda la actuación. No creo en reencarnaciones ni cosas de esas pero, igual eran Igor y Carlos uniéndose a ese gran homenaje, quien sabe.

Animo a todos los músicos/familiares/amigos/aficionados...

Siempre nos quedaran los discos

Puxa

Anónimo dijo...

Hola Alberto,

¿grabaste a Chus Pedro cantando "Tas en New York" de los Locos?
¿Lo colgarás?

Gracias.

Sanyallana dijo...

Precioso y muy emotivo RIGU,llega al alma de cualquiera éstos sentimientos tan puros que salen de tu corazón.

PUXA!