miércoles, marzo 12, 2008

CDs: Capercaillie - Roses & Tears

Vertical Records, 2008, 12 temas, 57 minutos.

Rosas y Lágrimas es posiblemente el último trabajo del grupo escocés Capercaillie. Y decimos último en el sentido no de más reciente, sino en el sentido de final. El grupo anunció que finalizaría su actividad después de las giras de 2008. Sin embargo, desde hace una temporada no han vuelto a comentar nada al respecto. La verdad es que escuchando este trabajo se da uno cuenta de que la posible separación del grupo es una verdadera pena. El CD saldrá al mercado el día 31 de Marzo y se presenta en un digipack

Roses & Tears es un trabajo que quizás no pase a la historia como el mejor del grupo, pero sí como el más maduro. En casi una hora completa no hay un solo momento que no parezca pensado, medido y reflexionado y todo el cd está impregnado de un aura de sobriedad, buen hacer y, sobre todo, elegancia.

Siete de los doce temas del cd son canciones en gaélico escocés, con otras dos canciones en inglés y tres sets instrumentales. La mayor parte de las canciones gaélicas salieron del archivo de la School of Scottish Studies, siguiendo con la labor de reconstrucción de la tradición que el grupo siempre llevó a cabo en mayor o menor medida según los tiempos.

Los dos primeros temas del cd, ambos canciones en gaélico, tienen la particularidad de llevar melodías insertadas en el medio. El primero, Him Bò (escuchable en el myspace de Capercaillie) lleva una melodía del bretón Gilles LeBigot y el segundo, Turas an Ànraidh, una de Michael McGoldrick de nombe sospechoso, The Ortigueira Waltz, donde el vals no se hace evidente hasta el final del tema. Este segundo tema recuerda a veces a los primeros momentos del grupo, alrededor de la publicación de Sidewaulk.

La primera de las canciones en inglés en una canción antimilitarista de cantautor John Martyn, Don't You Go. El otro es un tema de Donald Shaw titulado Soldier Boy con un estribillo condenadamente pegadizo y que también hace varios guiños a anteriores épocas del grupo y del que además sale el título del cd.



Barra Clapping Song nos lleva de nuevo al campo de mouth music, que siempre fue uno de los aspectos más característicos del grupo. La voz de Karen Matheson suena en momentos igual de fresca que en la primera época del grupo, en otros de forma mucho más elegante (si es que es posible), pero siempre con ese timbre distintivo y exquisito.



Los instrumentales siguen la linea del grupo; temas tradicionales, composiciones de Donald Shaw y un tema más de Gilles LeBigot, que curiosamente sigue a una melodía titulada The Quimper Waltz, haciendo hincapié en las conexiones bretonas del grupo. Las flautas y gaita de Michael McGoldrick son, como siempre, el punto destacado de la parte instrumental, pero probablemente no brillarían de la misma forma si no fuera gracias a Charlie McKerron. Su violín puede parecer en segundo plano, pero el resultado final sería sin duda mucho menos interesante si no estuviera. Hay que destacar el trabajo de las percusiones, elegante y perfectamente integrado con el resto de instrumentos, y el bajo de Ewen Vernal, que también puede parecer pasar desapercibido a veces pero con verdaderos momentos en los que adquiere un caracter esencial. Y por supuesto, ahí está el bouzouki y el contrapunto de Manus Lunny.

No es el mejor trabajo del grupo, el disco en directo es probablemente imposible de superar, pero Roses & Tears rezuma experiencia y buen gusto. Un cd que merece estar en la discoteca de cualquier amante de la buena música.

5 comentarios:

Donegal dijo...

Pero ya lo tienes? No salía en Abril?
Yo lo tengo en preorder

Alberto Ablanedo dijo...

Sale el 31 de Marzo y sí que lo tengo. Emplear tiempo en escribir cosas en Folkenlared a veces permite tener alguna primicia que otra :-)

keltik-edge dijo...

pues sí que es una pena que sea el último. tiene un estilo propio inconfundible y muy trabajado por grandes músicos. (incluso me gustan los discos en solitario de karen).
no he llegado a verlos en directo y eso que vinieron hace poco a sevilla.

saludos,
tocayo Alberto.

ps. cuídame a nel por allá arriba que siempre que vuelve trae una morriña... qué le daréis!

Alberto Ablanedo dijo...

Lo de Nel no es cosa mía. Cuando hay mujeres de por medio...

Warren Keffer dijo...

Oooh, gracias por poner un par de canciones. Suenan de maravilla. Hacía mucho tiempo, años, que no esperaba con tantas ganas la aparición de un disco.