viernes, septiembre 28, 2007

Comienza Camín de Cantares

Una primera versión del artículo que aparece hoy en Les Noticies. No entraba toda la información en el espacio que daban. Al final decidieron aumentar el artículo, que se puede leer aquí.

---------------------

Después de una primera temporada de trece programas con un éxito de público absolutamente inesperado, Camín de Cantares vuelve a la TPA a partir de mañana sábado 29 de Septiembre con nuevos episodios.

El programa, dirigido por Ramón Lluís Bande y presentado por Xosé Ambás, conservará el mismo formato que la primera temporada. Cada episodio está centrado en uno o varios informantes de una misma localidad, que irán mostrando las canciones y melodías que conocen desde jóvenes. Al final del programa se reelaborará uno de los temas conservando su estructura tradicional pero dándole un aire más contemporáneo. Aquí Ambás estará acompañado en la mayoría de las ocasiones por el resto del grupo Tuenda y por diversos músicos del panorama asturiano. Además del director y el presentador, el equipo del programa se completa con dos cámaras y un sonidista.

Al igual que la primera temporada, el programa tratará de abarcar la mayor cantidad de zonas de Asturias posible. En 13 programas se visitarán 11 concejos diferentes: San Tirso de Abres, Valdés, Teberga, Belmonte, Somiéu, Casu, Mieres, San Martín del Rey Aurelio, Ayer, Cangas del Narcea y Tinéu. Estos dos últimos concejos serán protagonistas de dos programas cada uno.

Un aspecto novedoso es que en los nuevos programas la media de edad de los informantes es mayor, superando los 90 años. Esto es especialmente importante, pues estas personas son portadoras de un repertorio que de aquí a unos años podría desaparecer si no es recogido. La presencia masculina es mayor esta vez (en la temporada anterior sólo aparecía un hombre, compartiendo episodio con su mujer). Además, en la parte instrumental no sólo aparecerán instrumentos de percusión, sino que también veremos intérpretes de gaita, trompa, violín y acordeón.

Tuenda es el eje principal para las reelaboraciones, pero la intención es la de que colabore el mayor número de músicos asturianos diferentes posible en las grabaciones. En los primeros capítulos, además de Pepín de Muñalén y Elías García, colaboran el violinista Dolfu R. Fernández y tres pandereteras de Vezos Astures, miembros a su vez del colectivo Muyeres. 11 de los 13 temas que se reelaborarán son inéditos y se espera que en esta temporada aparezcan en alguna ocasión músicos de otros campos más alejados del folk o la música tradicional.

Camín de Cantares sigue apostando en los nuevos programas por la diversidad lingüística dentro de la lengua asturiana, adaptándose a las variantes del asturiano que se hablan en cada zona visitada. La serie se convierte así no sólo en un importante documento a nivel de música y costumbres, sino también a nivel de conservación lingüística.

Sin embargo, la característica más importante de Camín de Cantares es que se ha convertido en un fenómeno sociológico. Por una parte del valor etnográfico y de conservación de la cultura es incalculable. Con el reconocimiento que trae el hecho de verse en la televisión, ya casi desaparece esa posible desconfianza del informante ante el recopilador. Ya sabe que no vienen a burlarse de él, sino a celebrar y mantener esa cultura propia. Camín de Cantares implica reconocimiento a esa parte de la cultura que muchas veces es dejada de lado por considerarse zafia o propia de "gente sin estudios", sin darse cuenta de que la mayoría de las veces las manifestaciones artísticas que nacen en los núcleos urbanos grandes son mucho mas artificiales. De hecho, se da el caso de varios informantes que han sido ellos los que buscaron a Ambás y no al revés, lo cual supone un hecho histórico a la vez, en cuanto a lo que concierne a la autovaloración de la propia cultura.

Al poner al alcance de cualquiera el fruto de horas de trabajo desinteresado también está acabando con el "secretismo etnográfico" en el que parecíamos vivir hasta hace poco, donde cada uno guardaba sus descubrimientos para uso personal o de sus amigos.

Los índices de audiencia han demostrado que la cultura tradicional interesa al público asturiano y fenómenos como Camín de Cantares sirven de nexo de unión entre generaciones, de recordatorio que despierta esas canciones que están a veces olvidadas en el subconsciente desde la niñez y que ahora pueden ser pasadas a hijos y nietos, a veces delante mismo del televisor. Los primeros episodios sirvieron también para crear personajes que son ya más grandes que la vida misma e incorporar sus expresiones en el habla popular. Todo el que vio el programa de Cuturrasu recordará perfectamente a Sagrario y la picardía que conserva esta mujer centenaria.


1 comentario:

Héctor Braga dijo...

Amén, sí señor, muy buena sinopsis de lo que CdC significa.
Un saludo y a seguir con ésta labor tan buena, Alberto.