domingo, julio 27, 2008

Blog musical y otros temas (I)

Se comenta mucho estos días que este año apenas hay conciertos de folk, al menos para grupos asturianos. Y la verdad es que es cierto. Después de una pequeña temporada con algunos conciertos, un servidor no tiene de momento planeado subirse a un escenario hasta el último fin de semana de Agosto. ¿Por qué? "Desaceleración económica", crisis, pocas noches folk y unos cuantos factores más entre los que podríamos tener en cuenta el hecho de que Tejedor (el grupo con el que desarrollo la mayor parte de mis actividades musicales remuneradas últimamente) tocó bastante en Asturias el año pasado y, como es lógico, hay unos cuantos sitios en los que ya uno no espera tocar por eso de la variedad.

Pero no me quejo. Creo que estas cosas son cíclicas y que todo irá mejor el verano que viene. Además, en las últimas semanas sí que me he visto envuelto en un montón de actividades relacionadas con el mundo de la música, ya sea directamente como músico o indirectamente como un aficionado más. De ellas saco unas cuantas cosas en claro que vamos a ver a continuación.

Lo primero es que con el verano hemos aumentado el número de sesiones a dos por semana. Una en Oviedo y otra en Avilés. Y se nota, estar tocando durante tres o cuatro horas seguidas dos días a la semana le hace a uno aumentar la resistencia (y también deja los brazos bastante hechos polvo). A los que somos criaturas diurnas también nos afecta un poco el ritmo de vida del resto de los días, pero sarna con gusto no pica.

Hace una semana estuve una mañana con Pepín de Muñalén grabando en Mieres para el próximo cd en solitario de Héctor Braga. Sólo grabé un tema y fue un poco sobre la marcha, pero todo fue bien. Héctor sólo quería un poco de acompañamiento en un tema en el que ya marcaba la armonía con el chelo, así que fue bastante sencillo. La verdad es que en estos momentos ya no recuerdo cómo era el tema, pero sí que puedo decir que me gustó bastante. El cd me da la impresión que va a ser un buen documento de lo que Héctor hace en sus actuaciones en solitario. La palabra clave ahí es la versatilidad: violín, violonchelo, arpa, zanfona, gaita y tonada, entre otras cosas. Veremos el resultado.

Después de tocar el sábado de la semana pasada en Porto, cerca de Navia, tenía una cita en el Festival Intercéltico de Avilés al día siguiente. Hace unas semanas se puso en contacto conmigo Stuart Cassells, alma mater de los Red Hot Chilli Pipers, a través de Myspace. Ya habíamos intercambiado mensajes tiempo atrás. Stuart, viendo que tenía un concierto un pequeño concierto propio además de con los RHCP en el Intercéltico, me invitó a participar. Obviamente, había que aceptar. Unas horas antes del concierto nos juntamos en un bar para preparar unos cuantos temas sobre la marcha.

Lo de preparar cosas sobre la marcha es algo que me entusiasma particularmente (un ejemplo de ello se puede ver en los videos con Ambás y Dolfu R. Fdez en Cangas de Narcea). Siempre trato de pensar en la música como un lenguaje. Hay conciertos que se preparan con mucha antelación y que vendrían a ser el equivalente a dar la lección en una clase, a hacer un examen o a recitar una poesía. Otras veces los conciertos son cuestión de compartir una forma de expresarse sin palabras y de ver si las personas que están en el escenario son capaces de hablar el mismo idioma. Afortunadamente yo lo tengo más fácil para este tipo de cosas. Escuchar montones de discos me hace estar familiarizado con una cantidad enorme de melodías con unos patrones bastante similares a la hora de ponerles acompañamiento y me posibilita estas cosas. Obviamente, no va a sonar tan bien como un concierto hecho y derecho, pero al mismo tiempo tiene otro valor.

Al final la experiencia fue más que decente (aparte de un intento un poco flojo de tocar la Añada pa Gael de José Tejedor, no siempre se puede hacer todo como se quiere) e incluso Stuart decidió añadir un tema sobre la marcha. Siendo The Sleeping Tune, de Gordon Duncan, uno no pudo hace menos que tocar también. Acabamos con la única pieza que escogí yo, Frances Morton de Fred Morrison (una gozada de tema que ya sabía que estaba en el repertorio de Stuart). Tengo algo de vídeo del concierto y una vez editado acabará en Youtube y en esta página.

Una nota aparte. Hasta Junio trabajé en un colegio en Avilés y entre el público del concierto había algunos niños que me conocían. Curiosamente, un chaval de tres años, que en el colegio normalmente es muy tímido y no abre la boca si puede evitarlo, se acercó después del concierto a saludar y a charlar conmigo. Quizá pensó que yo era más importante por estar encima de un escenario o algo así. Muy curioso.

Parece mentira, me paso todo el año esperando a que llegue Junio para terminar el trabajo y ahora que ya sé que el año que viene casi seguro que tengo que cambiar de trabajo lo echo de menos. Da gusto encontrarse con los enanos por ahí.

Veo que me voy por las ramas y que la cosa se alarga, así que dejo el resto de los temas para otro momento. Espero poder retomar el ritmo normal del blog estos días. Además de los comentarios personales tengo un montón de cds esperando para comentar, empezando por el EP de Xarnege y el disco de la bandina La Curuxa, además de LAU, Seth Lakeman, Blazin Fiddles y unos cuantos más. Próximamente.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Dónde y cuándo son las sesiones en Oviedo y Avilés?

Por motivos de trabajo es posible que alguna vez me deje caer por el Aeropuerto de Asturias, que queda al lado de Avilés... y me podría acercar a veros (y si me dejais, tocar algo).

Un saludo,

Pedro

http://www.youtube.com/profile?user=wildstick

Más que gaites... dijo...

La de Avilés creo que es en El Cafetón (C/ El Sol), los miércoles.