jueves, abril 17, 2008

Cara Dillon en DVD

Después de pasar 18 meses de parón a raiz del nacimiento prematuro de sus dos gemelos, Cara Dillon se enfrenta a una temporada llena de novedades.

El 26 de Mayo sale al mercado anglosajón el DVD The Redcastle Sessions publicado con la compañía Proper Films, una empresa que la propia Cara ha formado junto a su marido Sam Lakeman, el director Robin Bextor (que ha trabajado con músicos como UB40, Eric Clapton o Paul McCartney) y Proper Music. En el recopilatorio That's Proper Folk, aparecido recientemente, hay un adelanto en audio con el tema False False, que se puede escuchar en la plataforma de escucha de esta página.

Cara también ha fundado su propia casa discográfica, Charcoal Records, junto a su marido. La primera publicación de la empresa será un single que saldrá el 12 de Mayo, I Prove False, un duo de Cara Dillon con John Smith, guitarrista de su banda y al mismo tiempo una prometedora personalidad del folk que ya ha hecho giras con gente de la talla de John Renbourn. Como invitado, el violinista de Nashville Stuart Duncan añade unos toques de violín a este tema. El nuevo cd de la cantante, aún sin título, está previsto que salga en otoño.

El 17 de Noviembre de 2006 nacieron Colm y Noah, los dos hijos gemelos de la cantante, con nada menos que tres meses de adelanto y rompiendo aguas estando en un escenario. Los niños tuvieron que estar en el hospital hasta casi Febrero de 2007, lo que obligó a la pareja a adelantar y extender el periodo de inactividad que ya tenían previsto. Después de tantas tribulaciones es bueno ver que hay muchos nuevos proyectos sobre la mesa.

1 comentario:

Hastalasincubadorasconwifi dijo...

¡Ay, pobre mía! Rompiendo aguas en escena ¡Y ADEMÁS GEMELOS!

Nada, nada, reposo y muchos mimos, que ya tienen jaleo en casa; que, para proyecto en la mesa, los dos lechones al cambiarles los pañales.

Ahora que... ya tardo en pillar ese DVDle... (sluuurp sluuurp)

Esta "False, false"... me recuerda a la de la "cocinillas" de nuestra June Tabor...

¡Ah, qué mujeres!