lunes, enero 15, 2007

"Se salvaría la música" by Bisbal

Según una entrevista en Cadena Ser, nuestro querido amigo David Bisbal dice lo siguiente:

"En España falta concienciar a la gente de las descargas ilegales de música, por eso es necesario seguir peleando. Si ilegalizaran programas como eMule o LimeWire se salvaría la música"

La pregunta que se me viene a la mente al leer eso es ¿Realmente necesita salvarse la música?

Sinceramente, ¿qué problema hay?. ¿Acaso no hay cada día más gente tocando música a todos los niveles? ¿No están llenas las escuelas de música y los conservatorios? ¿No podemos elegir entre miles de cds que salen al mercado cada año? ¿No hay conciertos a los que ir?. La música NO necesita salvarse. De hecho, goza de un estado de salud prácticamente inmejorable.

Si en la frase del triunfito cambiaramos "la música" por "la industria discográfica", entonces es posible que tenga razón. Claro que sería un duro trabajo. Primero habría que prohibir el eMule y el LimeWire (que admito que antes de escribir esto no tenía ni idea de lo que era). Después, por extensión, el Soulseek, los programas de intercambio mediante torrents y al final hasta Megaupload, Yousendit o las cuentas de correo de Google, que mucha gente utiliza para intercambio de ficheros. Arduo trabajo.

Pero claro, eso supone que deseemos salvar la industria discográfica. O quizás debiéramos decir más bien salvar las 5 grandes casas discográficas (Universal, Sony, Warner, EMI y BMG). Esas que nos dicen que lo que vende mucho es lo bueno cuando debería ser al revés. Esas que gastan más en promocionar un cd que en grabarlo. Esas para las que si un artista no vende más de 50000 copias de un cd, inmediatamente deja de existir. Esas que se pueden permitir hacer cosas como rescindir el contrato de Mariah Carey con EMI y pagarle 26 millones de dólares porque su primer cd con la compañía no cumplio las espectativas y "solo" vendió dos millones de copias.

Casi que es mejor que no se salven.

El advenimiento de la era digital es posible que permita incluso invertir el proceso de globalización musical. Es posible que hasta se propicie el retorno a las pequeñas compañías. Así, con un poco de suerte, la música dejará de ser un producto a vender y volverá a ser simplemente un aspecto más del arte. Por lo tanto, si cae la industria discográfica será una pena para los trabajadores de las casas, pero parece que el "sacrificio" merecerá la pena.

Folkenlared.com aboga por un uso y consumo responsable de la música para los lectores: Ir a conciertos, hablar de música, hacer llegar a los músicos las opiniones constructivas sobre su música, comprar algún cd que otro (a ser posible directamente a los grupos y en conciertos). Si os bajáis algún cd de internet, no nos vamos a enfadar.

Desde aquí también admiramos la capacidad cardiovascular de Bisbal y sus congéneres. Cantar y realizar complejas coreografías es, desde luego, complejo y merece reconocimiento. Sin embargo, no es un buen sustituto de la música de calidad.

1 comentario:

Warren Keffer dijo...

Un artículo breve pero claro y muy inteligente. Es descarado que tango SGAE como esas discográficas multimillonarias lo único que quieren es más pasta a base de vender basura y aprovecharse del consumidor con mil cánones y otras estafas. Terrorífica globalización de la música.
Es imposible parar el intercambio de música por internet sin imponer un sistema dictatorial que espíe cada correo. Y qué quieres que te diga, pero gracias a Internet la gente descubre muchísima música a la que, si sólo existiera el dominio de las multinacionales, no escucharíamos jamás.