viernes, junio 17, 2005

Momentos

Siempre he creido en aquello de poner la otra mejilla, en tratar a la gente de la forma en que quiero que me traten a mi. Dar oportunidades a la gente cuando creo que se equivoca. Siempre he intentado ser razonable y llevarme bien con todo el mundo. Creo que la gente que me conoce estará más o menos de acuerdo. Esto me ha llevado a hacer bastantes elecciones mirando más a lo que creía que era mejor para todos en vez de a lo que me venía mejor a mí.
Todo tiene un límite. Bueno sí, pero tonto no. Hay que ir cerrándole el grifo a cierta gente. No hace falta decir nombres, el que quiera sentirse aludido probablemente tiene motivos.
Afortunadamente, algunos no estamos en esto de la música por dinero. Recuerdo la primera actuación de Bron en un escenario grande, cuando Lisardín (Felpeyu y N'Arba) se ofreció a prestarle un previo para el violín a Dolfu, Paul de Corquiéu insistió en que yo tocase algunos temas con su bouzouki... todo sin pedirlo. Son momentos en los que merece la pena estar en este mundillo. Momentos como ver a Brian Finnegan y a Sarah Allen tocar dos temas con los Gatos del Fornu , dos temas en los que yo tuve bastante que ver a la hora de hacer los arreglos. Momentos como ver que "Brañas d'Antanu" de los Gatos del Fornu gana el premio de Mejor Canción en Asturiano 2003 segun lectores de la web Asturies.com (aunque el proceso de votación no fuera todo lo justo que debía ser). Momentos como tocar para las 50 personas muertas de frio que quedaban en Bejar después de que actuasen Los del Rio delante de 4000, y ver como todas lo pasaban en grande (quizá por la música, probablemente por la bebida que la acompañaba). Hechos como que Igor Medio, se fie lo suficiente de mi y de mis posibilidades como para ofrecerme sustituirle en un par de conciertos. Hablar con gente como Arty McGlynn, Cara Dillon o Jamie McMenemy y que estos muestren interés, aunque solo sea como mera formalidad, por lo que yo hago musicalmente hablando. Disfrutar tocando en sesiones con gente que horas antes no conocías y también con los músicos que están ahí todas las semanas.
Cosas como éstas son las que merecen la pena.
Al final nos queda la música. Y a pesar de haber descubierto por las malas que hay gente que no es capaz de mirar mucho más allá de su ombligo, sigue habiendo mucha gente con la que merece la pena convivir.
Bonito rollo. Prometo escribir cosas mas interesantes y más positivas pronto.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Desgraciadamente pasa esto que cuentas bastante a menudo,pero no solo por temas de dinero si no por infinidad de comentarios,malos entendidos o simplemente,gente que se aburre(para muestra el botón de asturies.com no?)

Lo buenod e todo esto es que somos algunos los que estamos todavia en esto porque es lo que gusta y relaja,o al menos hablo por mi.A partir de ahi,creo que lo demás es secundario.

De todas formas,solo queda llevar con nostros un saco muy grande pa agunatar y meter todo eso que pasa día si y día también.Vamos o eso,o acabar amargao,y no es plan.

Saludos

Alberto dijo...

Tienes razón, no es plan de acabar amargado... :-) Y en lo de Asturies.com también, aunque parece que ahora está algo mejor.

Gracias por el comentario.